Regresar a la página principal

Regresar al índice : Estado global, Estado nacional y modernización educativa en México


5. Planificación de la educación


 

La planificación educativa es una práctica económica y política en el desarrollo de la ideología en la teoría económica de la educación. Con la visión de "capital humano" la planificación educativa se inserta como un componente de la planificación económica. Al igual que en la planificación económica, en la planificación educativa se definen demandas futuras para poder preparar los insumos que se requerirán del capital humano, entendido como el desplegado de categorías profesionales.

Las proyecciones de la composición ocupacional existente y los cambios esperados a un plazo determinado en cada una de las diferentes actividades económicas, es la base de la predicción para establecer la demanda educativa, así como los requerimientos de instalaciones y maestros para el número estimado de estudiantes, se computa de acuerdo con los recursos disponibles.

En esta etapa deben realizarse los ajustes entre las metas de crecimiento económico y las disponibilidades para el gasto educativo. La planificación pasa entonces de una fase donde se manejan cifras objetivas, a otra en donde las decisiones políticas toman cuerpo, y en donde la subjetividad de los tomadores de decisiones cobra fuerza.

La planificación educativa como todo tipo de planeación se encuadra en esquemas de valor al definir el rumbo y los objetivos de dichos planes. El primer elemento que destaca, es que los objetivos educativos deben subordinarse a los objetivos del desarrollo económico. Ya se mencionó que al abordar los significados de los problemas educativos los planificadores económicos, no se toman el trabajo de definir la educación por sí misma, sino como un instrumento al servicio del crecimiento económico; ésta es sin duda la primera distorsión ideológica de los planes educativos realizados por planificadores económicos.

Ante la interrogación ¿educación para qué y para quién?, la respuesta es para el sistema productivo, sin valorar los fines propios de la educación, como herramienta del crecimiento social y del desarrollo y bienestar de los individuos, o para obtener los beneficios de la cultura y de las artes, que valen la pena cultivarse por sí mismas, y por el placer y la felicidad que le ofrecen a la población.

Las reflexiones realizadas en este apartado, son el antecedente indispensable para abordar la situación del sistema educativo mexicano, cuyo estilo de conducción, del que ha sido objeto en las dos últimas décadas, es un ejemplo de lo que pueden hacer los planificadores economistas cuando se trata de armonizar la función educativa con los requerimientos del mercado.

La llamada crisis de la educación en México, no es sino el resultado de la vinculación que ha hecho el gobierno durante los tres últimos sexenios con un proyecto económico orientado a insertar al país en el contexto de la economía global, con todas las desventajas sociales que eso significa. Esta afirmación se verifica, cuando se observan las carencias del sistema para satisfacer las verdaderas necesidades sociales, pues los presupuestos se comprimen año con año y lo que dejó de invertirse en un año se acumula con lo que dejó de invertirse en el año anterior. De tal manera que al cabo de un corto tiempo los vacíos en la inversión se convierten en un auténtico déficit social difícilmente recuperable sin un sobreesfuerzo adicional.

La reestructuración del sistema educativo mexicano puesto en práctica por la Secretaría de Educación Pública [38] , abarca tanto las modificaciones a los currículos de todos los niveles educativos, como los mecanismos de relación con el profesorado y los montos de inversión destinados a cada modalidad educativa. Lo que esto quiere decir en el fondo, es que el sistema educativo mexicano se encarga de preparar a los trabajadores y los cuadros técnicos necesarios que las empresas, preferentemente de origen extranjero requieren, en las cantidades precisas y con las calificaciones exactas que necesitan, en contraposición a las auténticas necesidades educativas de la sociedad mexicana.

La visión de la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Educación Superior (ANUIES) plasmada en el programa La Educación Superior hacia el Siglo XXI. Líneas Estrategias de Desarrollo" [39] es paradigmática. Para la ANUIES este programa permitirá que México se inserte adecuadamente en los procesos de globalización económica y en la "sociedad del conocimiento", de acuerdo con las pautas marcadas por la competitividad propia de la economía mundial de mercado [40] . Se asume el mundo globalizado como un dato de la realidad de forma acrítica y si bien reconoce que esta ha generado desigualdades sociales, su propuesta es sumarse a la globalización competitivamente y en competencia, so riesgo de quedar desplazados.

Villaseñor García analiza el Programa y encuentra que este opera en realidad como una variable dependiente del mercado internacional, como un planteamiento para tratar de asegurar que el sistema mexicano de educación superior y sus instituciones cumplan con la función social: ser un instrumento eficiente para que nuestro país juegue el papel subordinado que tiene asignado en la división internacional del conocimiento.

En el eje "Procesos de Globalización Económica" del programa de la ANUIES, el contexto de las instituciones de educación superior en México es la globalización económica formalizada mediante los tratados de libre comercio "por lo cual es necesario incrementar la educación de la fuerza de trabajo con base en indicadores y estándares internacionales." El elemento importante es el económico comercial. El concepto de educación de es muy cercano al de "capacitación de la fuerza de trabajo", más que de "formación de profesionales al servicio de su sociedad"[41] .

Del eje "La División Internacional del Conocimiento" del programa, el correlato conceptual necesario de la globalización económica es el de la sociedad del conocimiento, el punto de partida es el valor estratégico que ha ido adquiriendo el conocimiento como generador de los nuevos procesos de producción y distribución de la riqueza en sustitución del capital físico. Pero no cualquier conocimiento, solo el que constituye valor agregado fundamental en todos los procesos de producción de bienes y servicios y, que por lo tanto, impulsa la competitividad necesaria para el mundo comercial. La ANUIES aclara que "La sociedad del conocimiento" no se reduce a su dimensión económica, se enfatiza que en el nuevo orden mundial los países que destaquen serán aquellos que además de "dominar y aplicar productivamente el conocimiento, se adapten crítica y productivamente al entorno cambiante[42] .

 


[38] Secretaría de Educación Pública. Programa Nacional para la Modernización Educativa, 1989-1994. SEP, México, 1990.

[39] En este documento se presenta el diagnóstico y situación actual de la educación superior en México a la luz de los indicadores de los países desarrollados con quienes México tiene relaciones comerciales, sobre todo con los pertenecientes a la OCDE. La parte propositiva del documento de la ANUIES se hace siguiendo los principales lineamientos de la UNESCO de 1998 en la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI: Visión, Acción. Marco de acción prioritario para el cambio y el desarrollo de la educación superior, donde los representantes del Banco Mundial lograron introducir su visión financiera de la Educación Superior modificando así parcialmente las tendencias más humanistas, académicas y culturales de la UNESCO.

[40] Villaseñor. García Guillermo. "La propuesta de ANUIES para los próximos veinte años: Un futuro subordinado". Mecanuscrito. 21 de julio del 2000. UAM-Xochimilco. México.

[41] ANUIES La Educación Superior hacia el Siglo XXI. Líneas Estrategias de Desarrollo. Aprobado en la XXX Sesión Ordinaria de la Asociación. Págs.11-13.

[42] Ibid. Pág. 9-11.

 


Contenido: (Presione el enlace deseado)

  1. Introducción.
  2. La relación del Estado Global y el Estado Nacional.
    1. El Estado capitalista.
    2. El Estado nacional.
    3. El Estado global.
  3. Las políticas públicas en Latinoamérica y en México.
  4. Las políticas educativas para la modernización.
    1. La calidad educativa.
    2. Las teorías del "capital humano".
  5. La planificación de la educación.
  6. El Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica.

 

 


Para comunicarse con la autora:

susanalopezg@hotmail.com

 
 
 
Enlaces a sitios de interés educativo
Desde el primero de enero de dos mil tres
Última actualización: catorce de febrero de dos mil cuatro
Comentarios: susanalopezg@hotmail.com
 
..